Sevilla junto a otras ciudades promueven una declaración para fomentar el uso de la bici

El Ayuntamiento de Sevilla, a través de la Delegación de Gobernación y Fiestas Mayores, ha suscrito hoy desde la vicepresidencia de la red de ciudades por la bicicleta una declaración conjunta con otras ciudades para la promoción del uso de este medio de transporte como seguro y sostenible para los desplazamientos ante la crisis sanitaria provocada por  el nuevo coronavirus COVID 19. Asimismo, se han acordado  una batería de medidas para favorecer su uso tanto durante el estado de alerta como una vez que se supere y se entre en otras fases del proceso para poner fin a la pandemia. En este sentido, Sevilla ha sido de las primeras ciudades en recuperar el uso del servicio de alquiler de bicicletas Sevici en funcionamiento desde el 20 de abril para los desplazamientos justificados dentro del actual decreto de alarma.

“La bicicleta es una alternativa segura y sostenible en los desplazamientos diarios que va a cobrar mucha fuerza en la vuelta al día a día de las ciudades, y los gobiernos locales tenemos la obligación de impulsar su uso en condiciones de normalidad, así como todas aquellas iniciativas relacionadas con la misma, y su actividad empresarial que finalizan y enriquecen el tejido productivo de las ciudades” ha indicado el  Delegado de Gobernación y Fiestas Mayores, Juan Carlos Cabrera, que tiene las competencias en materia de movilidad.

La declaración conjunta establece así en primer lugar una batería de medidas que conforman un plan de choque de las ciudades para la promoción del uso de la bici en este escenario de crisis sanitaria siempre dentro de las restricciones en cuanto a los usos y desplazamientos. Entre ellas, la ampliación de las redes de carriles bici (Sevilla cuenta con más de 200 kilómetros), la reapertura de los servicios públicos de alquiler de bicicletas (en funcionamiento desde el lunes 20 de abril), la reducción de límites de circulación de velocidad a 30 kilómetros hora (en Sevilla se aplica ya en todo el casco histórico) o el establecimiento de aparcamientos seguros (Sevilla ha duplicado sus plazas en los últimos años y tiene en marcha nuevos proyectos). Asimismo, las ciudades han solicitado al Gobierno central y a las comunidades autónomas un plan urgente de ayudas para la compra de bicicletas eléctricas y mecánicas.

El objetivo que se plantea en la declaración es promover el uso de este medio de transporte durante y después de la crisis sanitaria como un medio seguro que garantiza el aislamiento social, no contamina, no hace ruido, no genera gases de efecto invernadero, resude la siniestralidad grave, es flexible, genera salud es económico y es muy eficaz además como herramienta para el comercio de proximidad.

En este sentido, durante la sesión de la red de ciudades por la bicicleta también se ha debatido del destacado papel que en el reparto de mercancías están teniendo las empresas dedicadas a este tipo de actividad a través de la bicicleta, así como la importancia de que la vuelta al trabajo se lleve a cabo, siempre que sea posible, mediante el Empleo de modos sostenibles, incluyendo el transporte público con las debidas precauciones.