Nuevo contrato de conservación y mantenimiento de la red de 357 parques infantiles de la ciudad

El Ayuntamiento de Sevilla, a través del Área de Parques y Jardines, ha sacado a licitación el nuevo contrato de conservación, mantenimiento y mejora de los 357 parques infantiles existentes en el viario público de la ciudad, con un presupuesto anual de 1.057.679 euros y con vigencia durante un trienio –el importe total para el conjunto del periodo alcanza los 3,17 millones de euros, a contar desde el 1 de enero próximo–.

Tanto el número de esas áreas de juego como la cuantía económica se incrementan significativamente con respecto al contrato anterior, por la construcción de nuevos parques infantiles por parte del Consistorio y también por los administrativamente recepcionados y ya, por tanto, de libre acceso público. En concreto, son 70 parques más –un 24,38 por ciento de incremento– y un 54,28 por ciento es el crecimiento en presupuesto anual (372.129 euros más al año).

“Con ese sustancial refuerzo presupuestario, podremos afrontar las tareas para la creciente oferta de estas áreas de recreo para los más pequeños, y que seguirá en aumento porque es una constante demanda de vecinos y vecinas que el gobierno municipal está atendiendo a través de Parques y Jardines y los distintos distritos, y también las mejoras que requieran”, según ha explicado el delegado de Transición Ecológica y Deportes, David Guevara.

Como mínimo, la empresa adjudicataria deberá poner a disposición de los trabajos 16 operarios y operarias y 13 vehículos equipados, y con al menos una inspección semanal en la totalidad de los parques infantiles de la ciudad. En resumen, las tareas serán de inspección, mantenimiento preventivo y reparación de estas áreas o su sustitución y la limpieza de los aparatos y del recinto excepto los suelos, que es objeto de otro contrato en vigor de Parques y Jardines.

El mantenimiento incluye desde el ajuste de piezas y lubricación hasta la limpieza de juegos y vallas, pasando por el aireado, desinfección de la arena, sustitución y aportación de áridos, mantenimiento correctivo de suelos sintéticos, con reposición de piezas dañadas o peinado del césped artificial. Una vez al año, además, toda la estructura habrá de ser revisada conforme a la normativa de seguridad vigente, y también aplicar pintura anualmente. Todo defecto que pudiera poner en peligro la integridad física de los usuarios y usuarias se corregirá de forma inmediata, según consta en los pliegos de licitación pública.

A tal efecto se ha incluido dentro del presupuesto una cuantía específica para hacer frente a los deterioros, actos de vandalismo o actualización de las normativas, que alcanza los 272.250 euros al año. Se regulan, asimismo, los tiempos de respuesta, con obligatoriedad de proceder al balizamiento inmediato en caso de desperfectos que pongan en peligro la integridad física y 72 horas para reponer piezas, y hasta 20 días cuando se requiere una actuación de mayor envergadura.

Los pliegos fijan también una serie de cláusulas medioambientales y laborales a la hora de ejecutar estos trabajos, entre ellos cómo y cuándo han de realizarse, los materiales que se deben emplear y la subrogación de los operarios y operarias del anterior contrato para otorgar continuidad al empleo.

“En las juntas municipales de distrito y en los programas de participación como el Decide, donde vecinos y vecinas determinan inversiones en los barrios, es frecuente la solicitud de parques infantiles dado que, además del propio juego de niños y niñas, permite la convivencia vecinal, de ahí el crecimiento constante de esta red de áreas de recreo y la necesidad de contar con un contrato sólido para mantenerlas”, ha concluido Guevara.