Nueva convocatoria de ayudas a autónomos y micropymes para modernización y adaptación digital

La Delegación de Economía, Comercio y Relaciones Institucionales ha aprobado una nueva convocatoria de ayudas municipales al emprendimiento dotada con 300.000 euros y destinada a la modernización y adaptación a las nuevas tecnologías para las micropymes –menos de 10 empleados en plantilla y con un volumen de facturación anual inferior a 2 millones de euros– y autónomos que hayan iniciado su actividad en la ciudad de Sevilla desde 2015. Los proyectos acometidos por mujeres, jóvenes y desempleados tendrán prioridad en la baremación de unas ayudas con límite de 5.000 euros por cada negocio y que pueden alcanzar como máximo el 80 por ciento de los gastos subvencionables.

La delegada del ramo, Carmen Castreño, ha presentado hoy esta convocatoria, que ya ha aprobado la Junta de Gobierno Local. “Nuestro objetivo es contribuir a lanzar los proyectos de nueva creación empresarial o de constitución de autónomos en el periodo inicial de actividad, cuando resulta más difícil invertir y abrirse un hueco en el mercado, de ahí que esta medida del Ayuntamiento de Sevilla vaya orientada a la modernización y la transformación digital, tan necesaria hoy en día para asentar y hacer crecer los negocios”, ha explicado.

El plazo para presentar las solicitudes se iniciará en los próximos días –serán 20 días naturales a contar desde el día siguiente a la publicación de las bases en el Boletín Oficial de la Provincia de Sevilla–. Serán tres tipos de inversión subvencionables. Por un lado, materiales: equipos informáticos o infraestructura de TIC y hardware en general; herramientas de gestión y comercialización, con softwares y aplicaciones informáticas a medida; bienes de equipo para la mejora de la accesibilidad en las infraestructuras, el urbanismo, la edificación y el transporte, como facilitadores de movilidad, sillas de evacuación, puertas automáticas, señalética, pavimento táctil, etcétera; y bienes de equipo de procesos y auxiliares. Por otro lado, la inversión en activo fijo inmaterial, entre ellos la adquisición de las patentes y las licencias de explotación o de conocimientos técnicos patentados. Y, por último, obras para la adecuación de naves y locales para así cumplir la normativa vigente o instalaciones técnicas.

Las inversiones que se financian con estas ayudas municipales a fondo perdido se podrán ejecutar entre abril de 2018 y abril de 2019, es decir, que se podrá apoyar a un negocio por inversiones realizadas en modernización y digitalización en meses previos a la convocatoria pública. En cuanto a la baremación favorece sobre todo a mujeres, desempleados y jóvenes, “porque son los perfiles que requieren de mayor apoyo desde la administración y, por tanto, de ayudas para emprender o garantizar el autoempleo”, ha remarcado la delegada.

En concreto, se valorarán con más puntuación las iniciativas que estén impulsadas por mujeres, jóvenes menores de 35 años, desempleados y desempleadas de larga duración, víctimas de violencia de género o personas con diversidad funcional, así como el autoempleo generado por la emprendedora y sus socias. En la baremación también tendrán más puntos el empleo indefinido creado por cuenta ajena frente al temporal y se valorará la participación en programas de asesoramiento y apoyo municipal y la pertenencia a asociaciones.