La XX edición de la Bienal de Flamenco de Sevilla llegará a once escenarios

El Teatro Lope de Vega ha acogido la presentación de la programación de la XX edición de la Bienal de Flamenco de Sevilla, que se desarrollará entre los días 6 y 30 de septiembre y que este año, además de contar con espacios ya conocidos como el Teatro de la Maestranza o el Lope de Vega, el Hotel Triana o el Real Alcázar, incorporará –tal como ya lo hizo en la edición 2010- la Plaza de Toros para su inauguración en la noche del 7 de septiembre con Israel Galván y la revisión de su aclamado espectáculo Arena. Asimismo, la Factoría Cultural del Polígono Sur, recientemente inaugurada como espacio cultural, albergará espectáculos con un nuevo formato englobados en el ciclo Factoría Bienal. Cada sábado, en sesión matinal, un artista consagrado del flamenco escogerá a un artista novel con el que compartirá vivencias y escenario. Serán experiencias irrepetibles que se desarrollarán bajo el título “De la mano de…” dedicados al cante, el toque y el baile y contando con grandes figuras flamencas. La Factoría Cultural se concibe, pues, como espacio de interacción de las antiguas y nuevas voces del flamenco.

Otra de las más importantes novedades de la XX Bienal será la inclusión del Puerto de Sevilla como espacio de desarrollo del concierto de clausura, en el que Dorantes con su piano orientado al mundo, cerrará la Bienal con el pensamiento fijado en la celebración del quinto centenario de la vuelta al mundo, y con Magallanes y Elcano como figuras centrales.

Novedad también la conversión del Teatro Alameda en un Café Cantante, el Café Alameda. El director afirma: “El Café Alameda toma su nombre y esencia de los antiguos Café Cantantes, que fueron el lugar donde el flamenco de familia se convirtió en espectáculo. No obstante, no vamos a reproducir los cantes de aquella época, sino que estarán adaptados a los nuevos estilos actuales”. Este nuevo emplazamiento permitirá una interacción permanente entre el público y los artistas a través de figuras conocidas, de otras disciplinas, que actuarán como hilo conductor.

A ello se suman, como ha anunciado el director de la Bienal, Antonio Zoido, diferentes actividades que se desarrollarán en la calle y en distintas casas palacio de la ciudad.

La XX Bienal quiere transmitir la imagen de acercar el flamenco a todos los públicos, sin distinciones, haciendo partícipe a la ciudadanía en una jornada de apertura, festiva y participativa, en la que se acercará el arte del cante, el toque y el baile a las familias, a la gente de Sevilla y a sus numerosos visitantes demostrando que el flamenco no solo es para un sector específico de la sociedad y que puede llegar a mover los sentimientos al más entendido pero también aquel que se acerque a esta disciplina por primera vez. “El flamenco, como todas las artes, y especialmente al ser un arte de tradición oral, sigue necesitando usar este método para que pase de una generación a otra, al margen de las escuelas y los conservatorios”, ha afirmado Antonio Zoido, director de la Bienal.

El delegado de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo, Antonio Muñoz, ha alabado el trabajo de Antonio Zoido y su equipo y ha señalado que “este año, la Bienal va a ser una gran fiesta de la creación. Con valentía. Con libertad. Permitiendo que convivan las miradas más clásicas con aquellas más atípicas”.

Además, Muñoz ha destacado además la llegada de la Bienal a la Factoría Cultural del Polígono Sur o la vuelta del Teatro Alameda como espacio Bienal a un antiguo café cantante flamenco.