Finaliza la implantación en la Ronda Urbana Norte de un nuevo pavimento

El Ayuntamiento de Sevilla, en una actuación coordinada entre las delegaciones de Hábitat Urbano, Turismo y Cultura; Gobernación y Fiestas Mayores y el distrito Norte ha concluido los trabajos de implantación de un nuevo pavimento fonorreductor para la reducción de la contaminación acústica y una mayor protección contra el envejecimiento y los daños en la Ronda Urbana Norte (RUN), en el tramo comprendido entre la Glorieta de Berrocal y la Glorieta Olímpica. Este proyecto, elaborado y ejecutado desde la Gerencia de Urbanismo, se enmarca dentro de la Estrategia de Desarrollo Urbano Sostenible Integrado (EDUSI) para la Zona Norte de Sevilla a través del Programa Operativo de Crecimiento Sostenible Feder 2014-2020 de la Unión Europeo y cuenta con un presupuesto de licitación de 774.238 euros. A partir de ahora arrancan los trabajos de pintura y señalización así como una serie de actuaciones complementarias previstas en el proyecto que se ejecutarán durante los próximos días.

La actuación, que se ha ejecutado en un tiempo inferior al inicialmente previsto y que se ha desarrollado en horario nocturno para minimizar las molestias, ha consistido básicamente en la instalación de un pavimento en la calzada que ofrece mejores condiciones desde el punto de vista de la resistencia y durabilidad así como para el amortiguamiento del ruido que provoca el tráfico. En este sentido, se trata de un pavimento fonorreductor con unas características específicas en cuanto a su espesor, granulometría y huecos que lo confiere unas especiales condiciones para la reducción del ruido.

Además de las obras de mejora del pavimento, en el marco de esta operación se han mejorado asimismo las condiciones de seguridad de la vía, mediante la instalación de una barrera de seguridad de hormigón para la separación de los dos sentidos de circulación en el tramo que va desde el tanatorio de la SE-30 hasta el semáforo de la rotonda de San Lázaro, que hasta el momento carecía de dicha barrera. La instalación de este elemento de seguridad en este trayecto, de unos 280 metros de largo, era una reiterada demanda ciudadana a fin de completar la barrera que ya existe desde el principio de la Ronda Urbana Norte hasta la altura de la calle Huerta de la Fontanilla. Justamente, frente a esta calle, se han ejecutado tres arquetas de tráfico para la futura instalación de un grupo semafórico previsto en este punto con el objetivo de mejorar las condiciones de accesibilidad de las zonas urbanas colindantes.