En marcha el proyecto de rehabilitación de la Torre de Don Fadrique de Santa Clara

El delegado de Hábitat Urbano, Turismo y Cultura, Antonio Muñoz; la delegada de Patrimonio, Carmen Fuentes; el gerente de Urbanismo, Rafael Márquez; el director general de Patrimonio, Ignacio Pozuelo, y la arquitecta de la Gerencia de Urbanismo responsable de la intervención, Carmen Hernández, han presentado hoy el proyecto de rehabilitación de la Torre de Don Fadrique de Santa Clara, que ha obtenido el informe favorable de la Comisión Provincial de Patrimonio Histórico y que será cofinanciado entre el Ayuntamiento y el Gobierno central a través del programa del 1,5% cultural. El objetivo es que este proyecto, con un presupuesto de un millón de euros, pueda licitarse en el último trimestre de este año con unas obras que tendrán una duración de ocho meses.

El proyecto supone una nueva intervención en Santa Clara (donde se han invertido más de ocho millones de euros en los últimos años además del convenio suscrito con la Archidiócesis para la rehabilitación de la iglesia) centrada en la rehabilitación y recuperación de la portada gótica de Maese Rodrigo, la Torre de Don Fadrique y toda la zona ajardinada. Para ello, el Ayuntamiento ha logrado por primera vez la cofinanciación del Gobierno central del 45% del proyecto, mientras que el resto lo asumirá la Gerencia de Urbanismo a través de su presupuesto de inversiones.

“Se trata de una intervención muy esperada, que tiene ya la financiación garantizada y que va a permitir un avance importante en la ampliación y la puesta en uso de este gran equipamiento cultural que es el Espacio Santa Clara”, explicó el delegado de Hábitat Urbano, Turismo y Cultura quien subrayó que esta actuación va a permitir que se pueda abrir al público la torre, así como una adecuada utilización del nuevo acceso y los jardines.

La primera parte de la intervención afecta a la Torre de Don Fadrique, una construcción de planta cuadrada de 7,70 metros de lado, con tres plantas de altura y azotea almenada con portada de estilo románico, basamento de sillares y el resto de fábrica de ladrillo.  Se efectuará una limpieza generalizada del interior de la torre, con fumigación.  Se revisará la instalación de iluminación existente para adecuarla a la nueva normativa y para dotarla de unas luminarias que iluminen de manera adecuada el interior. También se limpiará y se revisará la cubierta.

En lo que respecta a las ventanas se sustituirán las carpinterías cuando su estado de deterioro no permita la consolidación, restauración y puesta en funcionamiento de las existentes. En caso contrario, éstas se restaurarán para que sean estancas y estables, reponiendo aquellos elementos que estén muy deteriorados por otros de similares características geométricas y materiales. En el resto de los pequeños huecos o saeteras se colocarán elementos de protección para evitar la entrada de palomas.

En lo que se refiere a los paramentos de ladrillo interiores, éstos se limpiarán y tratarán, al igual que los elementos de piedra. Con respecto a los paramentos de ladrillo exteriores se limpiarán y se preconsolidarán, afianzando las piezas de las cornisas y elementos ornamentales que tengan peligro de desprendimiento, reponiendo las faltas con elementos de similares características. Se aplicará, asimismo, un tratamiento herbicida para impedir la colonización biológica de especies vegetales.

En segundo lugar, se desarrollarán una intervención para la recuperación de la portada de Maese Rodrigo. De estilo tardo gótica, esta portada constituyó tradicionalmente el acceso al convento desde la calle Santa Clara, a través del compás, que era la zona más pública de la clausura. Perteneció al antiguo colegio de Santa María de Jesús, localizado en la Puerta de Jerez, que fue demolido en los años previos a la exposición de 1929. Está compuesta por sillares de piedra arenisca, limitada en los extremos por dos columnas cilíndricas y completada con una cornisa ornamentada. Presenta también una cenefa intermedia que marca el arranque de un arco conformado por dovelas.

Para garantizar su conservación así como el acceso a los jardines y a la antigua zona de huertos, se precisa de una actuación global. En consecuencia, en primer lugar se desmontará la cubierta existente, se revisará y se reparará la bóveda y se ejecutará una estructura de madera similar a la original.  Por otra parte, se retirarán los revestimientos que presentan disgregación o peligro de desprendimiento, así como todos los elementos metálicos que hayan perdido su función original. Entre otras acciones, se procederá además a efectuar una limpieza de la piedra de la portada y a efectuar un tratamiento de limpieza y consolidación. En cuanto a la cancela, ésta se lijará y tratará adecuadamente para su protección.

Por último, en tercer lugar, el proyecto prevé una actuación en los jardines. La actuación sobre este espacio comenzará con una limpieza general del mismo, que englobará a todos los elementos pétreos existentes: escaleras, muros de contención y pretil de la alberca central. Conjuntamente, se realizará una poda controlada en función de las necesidades de cada una de las especies vegetales y se limpiarán y desbrozarán los parterres existentes. Entre las acciones previstas se incluye también el picado de los paramentos verticales y una limpieza y preconsolidación de los muros de ladrillo que conforman el perímetro del jardín, para afianzar las piezas de las cornisas y elementos ornamentales que tengan peligro de desprendimiento. En este contexto, todas las faltas que se detecten serán repuestas con elementos de similares características.  Finalmente, se intervendrá sobre los restos las carpinterías de los muros perimetrales y se restaurarán todos los elementos de cerrajería existentes en todos los huecos.

“Se trata por tanto de un proyecto que junto con la rehabilitación de la Iglesia que se podrá efectuar a través del convenio firmado con la Archidiócesis permitirá una mejora sustancial del convento de Santa Clara que complementará las intervenciones realizadas en los últimos cuatro años con un presupuesto total de más de 1 millón de euros que ha permitido por ejemplo que la ciudad cuente con la primera sala destinada al artista Luis Gordillo y que seguirá más adelante con futuras intervenciones en un bien patrimonial que es una prioridad para el Ayuntamiento”, explicó Antonio Muñoz.