El gobierno desbloquea después de más de una década la ampliación del Metrocentro a Santa Justa

El Consejo de la Gerencia de Urbanismo ha aprobado hoy dos grandes proyectos de ciudad pendientes de desarrollo desde hace más de una década y que han sido desbloqueados gracias a los acuerdos impulsados desde el gobierno de la ciudad. En primer lugar, se ha dado luz verde a la ampliación del Metrocentro hasta Santa Justa con la aprobación definitiva del Plan Especial que deberá ahora ser ratificado por el Pleno del Ayuntamiento. En segundo lugar, el Consejo ha ratificado las bases del acuerdo alcanzado entre el gobierno de la ciudad y Altadis para el desarrollo urbanístico de los suelos de la antigua fábrica de tabacos sin uso desde el año 2007.

“Se trata de dos grandes acuerdos, de dos grandes proyectos desbloqueados tras un trabajo realizado desde el gobierno y el diálogo y la búsqueda de consensos con otros grupos políticos especialmente Ciudadanos. Estos proyectos nos van a permitir poner en marcha una infraestructura clave dentro del modelo de movilidad sostenible y la apuesta por el transporte público en la ciudad y desarrollar uno de los suelos con más valor como son los de la antigua fábrica de tabacos de Los Remedios”, explicó Antonio Muñoz.

En relación con el Metrocentro, la aprobación del Plan Especial permite poner en marcha una nueva fase dentro de la estrategia de mejora de la movilidad en la ciudad complementaria a la puesta en funcionamiento de otras infraestructuras como la ampliación de la red de Metro o la conexión ferroviaria entre Santa Justa y el aeropuerto. Del mismo modo, una vez que el tranvía llegue a Santa Justa el objetivo es darle continuidad por un lado con su acceso a la Plaza del Duque a través de un gran eje peatonal; y por otro lado con una mejora de las conexiones con distintos barrios.

OBJETIVO DE LA AMPLIACIÓN

El objetivo de la ampliación hasta Santa Justa recogida en el Plan Especial que será al Pleno es duplicar las cifras actuales del tranvía en 3,5 millones de viajeros (alcanzando así los 7,5 millones al año en total) con un recorrido que dispone de cuatro paradas, una velocidad comercial de 21 kilómetros hora y un tiempo estimado del recorrido entre San Bernardo y la estación de 5,3 minutos. Este recorrido, una vez evaluadas todas las alternativas, se realiza a través de San Francisco Javier, Luis de Morales y Eduardo Dato. Con el objetivo de incrementar la velocidad comercial y mejorar el servicio que se presta a la ciudadanía, se ha optado por un recorrido que incorpore un paso subterráneo en el cruce de Ramón y Cajal que, una vez en superficie, se desarrolle en una plataforma reservada en la mediana de la calzada. La velocidad comercial será de todo el recorrido será de 21,5 kilómetros hora, lo que permitiría un tiempo de 3 minutos 40 segundos entre San Bernardo y Nervión y 5 minutos 36 segundos en todo el trazado hasta Santa Justa.

La previsión de este Plan Especial es que se reduzcan en 1,4 millones los kilómetros de circulación en vehículo privado y una reducción total de las toneladas de 2.392 al año. El proyecto constructivo además incorporará medidas para la protección del arbolado existente que será trasplantado con nuevas técnicas y la plantación de nuevo arbolado con una adecuada selección de las especies que permita dotar de sombra a la ciudadanía y generar una adecuada protección de la biodiversidad.

El segundo gran proyecto desbloqueado afecta a Altadis y los suelos de la fábrica de tabacos. El acuerdo establece que el 84% del suelo queda como espacio libre o equipamiento mientras que el resto es el que se reserva para uso terciario que se desarrollará en el edificio central de talleres y oficinas. Esta propuesta, que será trasladada al próximo Consejo de la Gerencia y al Pleno para su aprobación, tiene como bases el protocolo firmado entre ambas partes en 2018, el informe del Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico aprobado posteriormente por la Comisión Provincial de Patrimonio Histórico y el proceso de participación desarrollado en marzo de 2019.

Las bases acordadas por Altadis y el Ayuntamiento establecen en primer lugar el respeto al conjunto fabril de la antigua fábrica de tabacos tal y como definió el informe del Instituto Andaluz de Patrimonio Histórico ratificado posteriormente por la Comisión Provincial de Patrimonio. En consecuencia, se protegen tanto la imagen de conjunto como los espacios libres y edificaciones. Además, se diseña una reordenación completa del entorno generando la apertura de Los Remedios al río con espacios libres, zonas peatonales y áreas de coexistencia garantizando además la integración de los Jardines de Manuel Ferrand y Álferez Provisional con los espacios libres y zonas verdes.

En cuanto a las edificaciones existentes dentro del complejo, el edificio central de oficinas y talleres, conocido como el Cubo, pasará a tener calificación de terciario y en él se podrá desarrollar un proyecto de valor arquitectónico y singular con una edificabilidad máxima de 26.000 metros cuadrados. De esta forma se garantiza que esta edificación sea el eje central de todo el desarrollo urbanístico siguiendo los criterios de intervención planteados por la Comisión Provincial de Patrimonio.

En cuanto a los edificios de viviendas de ingenieros y personal de mantenimiento se destinará para uso de equipamientos públicos de nivel barrio acordados con vecinos y vecinas, mientras que se mantendrán los usos religiosos y la ocupación y posición en la capilla y los edificios anexos a la misma.

En la zona sur del complejo de la antigua fábrica de tabacos se ejecutará un gran equipamiento de nivel ciudad cuya inversión estará de acuerdo con las bases vinculada al proyecto de inversión que presente Altadis como titular de los suelos. Este proyecto se desarrollará sobre el conjunto de los edificios formado por los almacenes primitivos.

Con estas bases, Altadis tendrá un periodo máximo de seis meses para presentar un proyecto de inversión que se ajuste a los términos del acuerdo y por tanto que compatibilice el interés general y el interés de la empresa como propietaria de los suelos. Posteriormente, el Ayuntamiento tendrá un margen de seis meses para analizarlo y presentar una modificación del PGOU que dé cumplimiento a los objetivos de esa iniciativa.