El dispositivo municipal realiza pruebas de COVID-19 en los distintos equipamientos sociales

El dispositivo municipal para la crisis sanitaria por la pandemia provocada por el COVID-19 ha puesto en marcha en las últimas horas un plan de realización de pruebas entre la plantilla y las personas alojadas en los distintos centros sociales especialmente los nuevos centros habilitados para las personas sin hogar desde el inicio de la crisis sanitaria. El objetivo de estos test, facilitados por la Consejería de Salud y Familias y que siguen los protocolos marcados por las autoridades sanitarias, es detectar cualquier caso con o sin síntomas y adoptar en su caso las medidas correspondientes de acuerdo con las indicaciones de las autoridades sanitarias. Esta medida se enmarca en las actuaciones coordinadas desde el comité de seguimiento de la crisis sanitaria que preside el alcalde de Sevilla, Juan Espadas, y del que forman parte el delegado de Gobernación y Fiestas Mayores, Juan Carlos Cabrera, el delegado de Bienestar Social, Empleo y Planes Integrales de Transformación Social, Juan Manuel Flores, y la delegada de Modernización y Administración Pública, Clara Macías.

El dispositivo municipal para personas sin hogar cuenta con casi 700 plazas, de las cuales están ocupadas en torno a 630. Para ello, se han ampliado los horarios de los equipamientos sociales para que tengan servicios durante las 24 horas, y se han habilitado hasta tres pabellones deportivos en un programa coordinado por Bienestar Social en el que participan el IMD y el área de Gobernación y Fiestas Mayores. Estos equipamientos cuentan con un seguimiento sanitario que se ha ampliado en un marco de colaboración con la Consejería de Salud y Familias con la realización de estas pruebas por parte del personal del Ayuntamiento de Sevilla. Los resultados, en cualquier caso, son trasladados a la Administración autonómica para su registro en los sistemas de información del COVID-19. En caso de que haya positivos, se seguirán los protocolos establecidos en coordinación con la Consejería de Salud.

En relación con el dispositivo de la Policía Local en coordinación con la Delegación del Gobierno y con la participación de la Policía Nacional, el sábado se cerró con 3.995 actuaciones por parte de las más de 110 patrullas. Concretamente, fueron controlados 1.580 vehículos en 39 controles y se han denunciado a 52 coches por circular sin justificar. Asimismo, fueron identificadas 1.253 personas de las cuales 227 fueron denunciadas por incumplir el Decreto del Estado de Alarma. Por último, se inspeccionaron a 189 establecimientos, con denuncias por infracciones a 5 de ellos.

“Los servicios municipales siguen trabajando diariamente para el mantenimiento de los servicios esenciales, dar la respuesta adecuada a la ciudadanía, garantizar la atención social y controlar el cumplimiento de la normativa para evitar que el incivismo de unos pocos ponga en riesgo al resto de la población que cumple estrictamente con las recomendaciones sanitarias”, ha explicado Juan Carlos Cabrera.

En el marco de este dispositivo, además, se produjo una detención por quebrantamiento de una orden de condena y se abrieron diligencias a cinco personas por delitos contra la seguridad vial y por sustraer efectos del interior de vehículos. Durante la noche además fue intervenida un arma de fuego larga y un arma de aire compromiso en un domicilio tras una llamada de una persona que aseguraba haber tenido amenazas de su hijo con antecedentes. Se formularon en total 72 denuncias de tráfico y se gestionaron 427 incidencias en el Centro de Control del 092.
El sábado asimismo, se cerró con seis intervenciones de Bomberos, 36 actuaciones del servicio de Protección Civil, 23 incidencias gestionadas desde el cecop y 47 personas atendidas por parte de la UMIES. El servicio del Zoosanitario coordinó las desinfecciones en ocho mercados de abastos de la ciudad y en una residencia de mayores, mientras que Lipasam distribuyó un millón de litro de agua con desinfectante por los barrios de la ciudad. Tussam cerró la jornada con un 94 por ciento menos de viajeros que un día similar del año anterior y con apenas 11.134 usuarios.

El dispositivo municipal para la crisis sanitaria por la pandemia provocada por el COVID-19 ha puesto en marcha en las últimas horas un plan de realización de pruebas entre la plantilla y las personas alojadas en los distintos centros sociales especialmente los nuevos centros habilitados para las personas sin hogar desde el inicio de la crisis sanitaria. El objetivo de estos test, facilitados por la Consejería de Salud y Familias y que siguen los protocolos marcados por las autoridades sanitarias, es detectar cualquier caso con o sin síntomas y adoptar en su caso las medidas correspondientes de acuerdo con las indicaciones de las autoridades sanitarias. Esta medida se enmarca en las actuaciones coordinadas desde el comité de seguimiento de la crisis sanitaria que preside el alcalde de Sevilla, Juan Espadas, y del que forman parte el delegado de Gobernación y Fiestas Mayores, Juan Carlos Cabrera, el delegado de Bienestar Social, Empleo y Planes Integrales de Transformación Social, Juan Manuel Flores, y la delegada de Modernización y Administración Pública, Clara Macías.

El dispositivo municipal para personas sin hogar cuenta con casi 700 plazas, de las cuales están ocupadas en torno a 630. Para ello, se han ampliado los horarios de los equipamientos sociales para que tengan servicios durante las 24 horas, y se han habilitado hasta tres pabellones deportivos en un programa coordinado por Bienestar Social en el que participan el IMD y el área de Gobernación y Fiestas Mayores. Estos equipamientos cuentan con un seguimiento sanitario que se ha ampliado en un marco de colaboración con la Consejería de Salud y Familias con la realización de estas pruebas por parte del personal del Ayuntamiento de Sevilla. Los resultados, en cualquier caso, son trasladados a la Administración autonómica para su registro en los sistemas de información del COVID-19. En caso de que haya positivos, se seguirán los protocolos establecidos en coordinación con la Consejería de Salud.

En relación con el dispositivo de la Policía Local en coordinación con la Delegación del Gobierno y con la participación de la Policía Nacional, el sábado se cerró con 3.995 actuaciones por parte de las más de 110 patrullas. Concretamente, fueron controlados 1.580 vehículos en 39 controles y se han denunciado a 52 coches por circular sin justificar. Asimismo, fueron identificadas 1.253 personas de las cuales 227 fueron denunciadas por incumplir el Decreto del Estado de Alarma. Por último, se inspeccionaron a 189 establecimientos, con denuncias por infracciones a 5 de ellos.

“Los servicios municipales siguen trabajando diariamente para el mantenimiento de los servicios esenciales, dar la respuesta adecuada a la ciudadanía, garantizar la atención social y controlar el cumplimiento de la normativa para evitar que el incivismo de unos pocos ponga en riesgo al resto de la población que cumple estrictamente con las recomendaciones sanitarias”, ha explicado Juan Carlos Cabrera.
En el marco de este dispositivo, además, se produjo una detención por quebrantamiento de una orden de condena y se abrieron diligencias a cinco personas por delitos contra la seguridad vial y por sustraer efectos del interior de vehículos. Durante la noche además fue intervenida un arma de fuego larga y un arma de aire compromiso en un domicilio tras una llamada de una persona que aseguraba haber tenido amenazas de su hijo con antecedentes. Se formularon en total 72 denuncias de tráfico y se gestionaron 427 incidencias en el Centro de Control del 092.

El sábado asimismo, se cerró con seis intervenciones de Bomberos, 36 actuaciones del servicio de Protección Civil, 23 incidencias gestionadas desde el cecop y 47 personas atendidas por parte de la UMIES. El servicio del Zoosanitario coordinó las desinfecciones en ocho mercados de abastos de la ciudad y en una residencia de mayores, mientras que Lipasam distribuyó un millón de litro de agua con desinfectante por los barrios de la ciudad. Tussam cerró la jornada con un 94 por ciento menos de viajeros que un día similar del año anterior y con apenas 11.134 usuarios.