El dispositivo municipal contra la pandemia del COVID-19 contabiliza 149 denuncias

El comité de seguimiento del Ayuntamiento de Sevilla para afrontar la actual crisis sanitaria provocada por la pandemia del nuevo coronavirus COVID-19 registró ayer 3.439 actuaciones policiales, con 149 denuncias por incumplimientos de las órdenes de confinamiento y de limitaciones a la movilidad, mientras que el regreso parcial al trabajo por parte de empleados de actividades no esenciales apenas se notó en la actividad de Tussam, cuya demanda sólo alcanzó el 7,8 por ciento con respecto al mismo día del año pasado. El Consistorio, asimismo, incorpora desde mañana otros 8 colegios de la ciudad a los 22 anteriores que ya conformaban la red de garantía alimentaria para los menores sin recursos que se quedaron sin la cobertura de los comedores escolares tras el cese de la actividad educativa presencial.

“De nuevo hay que resaltar el gran civismo de los ciudadanos y su compromiso en la lucha común contra la pandemia y la responsabilidad de empresas y trabajadores para, en la medida de lo posible, optar por el teletrabajo y evitar desplazamientos innecesarios. La ciudad es todo un ejemplo para frenar la pandemia, tratar de salir cuanto antes de esta crisis sanitarias y afrontar de lleno sus consecuencias sociales, económicas y laborales”, ha dicho el delegado de Gobernación y Fiestas Mayores, Juan Carlos Cabrera, quien ha trasladado también “el reconocimiento del gobierno local al esfuerzo de la plantilla municipal de los distintos servicios”.

El dispositivo de Policía Local, que se realiza en coordinación con la Delegación del Gobierno central y del que forman parte también Policía Nacional, Unidad Adscrita, Protección Civil, CECOP y Servicio de Prevención y Extinción de Incendios, realizó en la jornada 3.439 actuaciones, con 111 personas denunciadas por permanecer en la vía pública incumpliendo la orden del confinamiento, y 38 conductores tras circular sin justificación. En total, se identificaron a 1.089 personas y se practicó el control sobre 1.503 vehículos. Se inspeccionaron 16 establecimientos, con una denuncia, y se practicaron 6 detenciones, aunque ninguna relacionada con el estado de alarma (3 por robo, 2 por reclamación judicial y una por violencia de género). Mientras, en el Centro de Control del 092 se gestionaron 311 incidencias, las y los voluntarios de Protección Civil atendieron 19 incidencias sociales, al tiempo que participaron en el dispositivo de reparto de mascarillas a la población, y, por último, UMIES (la Unidad Municipal de Intervención y Emergencias Sociales) resolvió 34 y el CECOP, 42 y por el Servicio de Bomberos se realizaron 8 intervenciones.

Por otro lado, el Ayuntamiento ha reforzado la red de colegios públicos habilitados desde la primera semana del inicio de esta pandemia para la distribución de comida a menores sin recursos que se quedaron sin esta garantía alimentaria por el cierre de los centros educativos y, por tanto, de sus comedores escolares. Así, y en el marco del programa SYGA (Solidaridad y Garantía Alimentarias) de la Junta de Andalucía, se incorporarán mañana 8 colegios que darán cobertura a 1.273 niños y niñas, de forma que la red de reparto de comida –se efectúa los lunes y miércoles–  alcanza ya los 30 colegios y 2.769 menores.

En cuanto a la movilidad interna en la ciudad, y a pesar de ser la primera jornada de vuelta a sus puestos de trabajo por parte del personal de actividades no esenciales, los viajeros en autobuses urbanos de Tussam fueron 23.625, con descenso del 92,2 por ciento con respecto al mismo día del año pasado. “Por tanto, es un porcentaje similar al contabilizado para el conjunto de los días que llevamos de este estado de alarma, sin que tal vuelta al trabajo haya supuesto un incremento significativo de la demanda”, ha argumentado Cabrera.

Para este regreso parcial al trabajo, de desplegó un dispositivo para la distribución en turnos de mañana y tarde de mascarillas a la ciudadanía en diversas paradas de Tussam, sobre las que además continuaron las labores de desinfección por parte de los equipos del Zoosanitario Municipal. La empresa municipal de limpieza, Lipasam, empleó casi 1,1 millones de litros de agua mezclada con desinfectante (1.089.200) para baldear calles y plazas.