El dispositivo especial de Movilidad y Seguridad del Viernes de Dolores se salda sin incidencias y con gran afluencia de público

El operativo conjunto del Viernes de Dolores coordinado por la delegación de Movilidad, Seguridad y Fiestas Mayores del Ayuntamiento de Sevilla, la Subdelegación de Gobierno de España y la Junta de Andalucía, se cerró esta madrugada sin incidencias de relevancia y con una gran afluencia de público. En este plan se coordinaron las actuaciones de Policía Local, Policía Nacional, 061, Protección Civil y el Servicio de Extinción de Incendios y Salvamento, Bomberos de Sevilla así como Tussam y Lipasam. Se realizaron más de 200 inspecciones para la evaluación de obstáculos en la vía pública que depararon un centenar de actuaciones que garantizaron el tránsito de cofradías, así como el refuerzo de controles en establecimientos, entre los que se levantaron 9 expedientes con dos clausuras.

Se procedió al cierre de un local en Plaza de Pescadería que no tenía licencia de actividad como bar que se encontraba desarrollando en el momento de la inspección. Igualmente, el propietario decidió el cierre voluntario de un kiosko situado en el Paseo de Colón que se encontraba desarrollando una actividad diferente a la que su licencia habilitaba, como la venta de alcohol, y que mantenía veladores sin licencia.

En la calle Arfe se ha procedido al levantamiento de seis expedientes sancionadores por la Línea Verde de la Policía Local motivados por la venta de alcohol para consumo en la vía, que se encontraba totalmente ocupada por sus clientes cuando se realizó la inspección. Esta actuación se realizó a demanda de residentes que apuntaban a la obligación de transitar por la calzada ante la imposibilidad de hacerlo por el acerado con el consecuente riesgo para la seguridad vial. Además, se alertó a los propietarios de los locales denunciados de que la reiteración de esta actividad conlleva la clausura de los establecimientos.

Sobre la evaluación de obstáculos en la vía que podían dificultar el paso de cofradías, se realizaron más de 200 visitas que concretaron 100 elementos retirados. Bomberos y Policía Local clausuraron un inmueble abandonado en la zona centro que se encontraba con las puertas abiertas y en mal estado de conservación. Se procedió a la revisión de elementos y a la colocación de una puerta metálica que impidiese el libre acceso. También se procedió a la reordenación de una obra en la barriada de Heliópolis que impedía el paso de una hermandad con la colaboración de EMASESA.