El Big Bang Festival consolida su éxito entre el público infantil y familiar en su cuarta edición consecutiva en Sevilla

Por cuarto año consecutivo, Sevilla ha vuelto a ser sede en España del festival Big Bang, red europea de festivales de música para niños y jóvenes de entre 5 y 12 años, una propuesta que ha calado entre el público sevillano y que esta edición ha mostrado su consolidación, que se ha visto reflejada en el respaldo obtenido a su programación con todas las actividades prácticamente completas, casi al 100%. Los días 28, 29 y 30 de marzo el Teatro Alameda, el Espacio Santa Clara y la Alameda de Hércules han acogido un total de ocho propuestas escénicas, dos talleres de composición musical y una instalación sonora que colgaron en casi todos los casos el cartel de no hay billetes.

Una programación alejada de convencionalismos gracias a la cual los más pequeños tienen la oportunidad de experimentar, jugar y vivir la música de una forma divertida y diferente. Propuestas pensadas para ser interactivas y muy cercanas y en las que la tiene un gran peso la combinación de la presencia internacional y el impulso y proyección a la creación local.

BIG BANG arrancó el jueves con la compañía belga Zonzo Compagnie, que volvían al Teatro Alameda con su espectáculo 3ACH, una escalera al cielo. El Teatro Alameda ha sido, además, sede de los Music Rooms, dos propuestas de pequeño formato, de carácter íntimo y singular, que han tenido lugar en dos ubicaciones no convencionales dentro del propio espacio, y que han corrido a cargo de sendos dúos sevillanos: Montjuïc y Clowning Calaveras. Acogió asisimismo el NOMAD, un proyecto Big Bang que posibilita un intercambio cultural activo entre artistas extranjeros y jóvenes músicos locales. Esta edición han colaborado la formación musical hispano-belga INSITU y estudiantes de ARTIA SCHOOL.

La programación tomó la calle de la mano de la compañía francesa Le Snob, quienes tuvieron que suspender sus actuaciones la pasada edición a causa de la lluvia y que este año han regresado con dos espectáculos únicos, no solo por un repertorio musical muy alejado de lo que suele esperarse del formato de concierto de calle, sino también por una puesta en escena absolutamente impactante que ha cautivado a pequeños y mayores y ha llenado la Alameda de público.

Por otro lado, el Espacio Santa Clara se incorporaba este año como espacio Big Bang con un abanico de propuestas muy diferentes, como una exposición interactiva o talleres de programación musical, que también han contado con un gran respaldo de asistencia.

Por último, destaca un proyecto aún en fase de creación y que es, además, coproducción de Big Bang Sevilla y Noquedandemonios, bajo dirección de Àlex Peña. Se trata de la Big Family Band, una propuesta que pretende crear una big band musical que reúna a familias de músicos, padres e hijos que toquen diferentes instrumentos. Esta edición se ha planteado como una primera toma de contacto a través de un taller abierto y participativo, conducido por Lapso Producciones y Mercedes Bernal, ya de cara al desarrollo de un espectáculo completo para 2020.

Como cada año, el Big Bang ha vuelto a contar con sus Embajadores, un grupo de niños y niñas de entre 7 y 12 años que ejercen de anfitriones y cronistas del festival, un proyecto llevado a cabo en colaboración con el Centro CREA de Música y Danza.

La Red de Festivales BIG BANG está integrada por 12 ciudades europeas y, desde este año y hasta el 2022, contará con apoyo económico del Programa Europa Creativa de la Unión Europea.