El Ayuntamiento prevé culminar y reabrir en un mes el tramo de la Plaza Virgen de los Reyes

El Ayuntamiento de Sevilla, a través de su Gerencia de Urbanismo en coordinación con la Delegación de Gobernación y Fiestas Mayores y el Distrito Casco Antiguo, avanza en las obras para la reurbanización y semipeatonalización de la calle Mateos Gago y, con la finalidad de agilizarlas, está interviniendo a la vez en dos de los tres tramos en los que quedó divida la ejecución del proyecto conforme a la disposición de las canalizaciones de saneamiento y abastecimiento y el resto de redes ubicadas bajo tierra y teniendo en cuenta la complejidad que entrañan la ligera pendiente de esta vía y la existencia de muchos servicios (luz, agua, gas, telefonía) que dificultan los trabajos de excavaciones.

Por un lado, se está actuando primero en la Plaza Virgen de los Reyes, desde el Palacio Arzobispal (desde calle Alemanes) hasta la entrada hacia Mateos Gago, cuya intervención de renovación de redes y repavimentación se prevé finalizar a finales de junio para reabrir la plaza –si bien parte de ella permanecerá aún reservada para el material de obra–, y, en el otro extremo, se trabaja en la confluencia entre calle Fabiola y Mateos Gago hacia Guzmán el Bueno, también en la sustitución de redes y renovación del resto de suministros. Y en el tramo entre Guzmán el Bueno y Plaza Virgen de los Reyes va a comenzar en breve la retirada del pavimento de la calzada de adoquines, que constituirá otra fase de las obras.

Antonio Muñoz, delegado municipal de Hábitat Urbano, Cultura y Turismo, y Juan Carlos Cabrera, delegado de Gobernación y Fiestas Mayores y también del Distrito Casco Antiguo, han realizado una visita de supervisión a estas obras, junto con la presidenta de la Asociación de Vecinos y Amigos del Barrio de Santa Cruz, María José del Rey, y comerciantes y hosteleros de la zona, quienes han podido conocer al detalle los avances y las previsiones de este proyecto de manos de los técnicos de la Gerencia y de la empresa adjudicataria del mismo, Sando.

“Aunque la ejecución tiene un plazo de 10 meses, a contar desde el inicio de las obras a primeros de mayo, trataremos de agilizarla para que los distintos tramos de la obra puedan ir entrando en servicio conforme de vayan culminando. De hecho, el primero en reabrir será el entorno de la Plaza Virgen de los Reyes, que estará en aproximadamente un mes con pavimentación incluida, si bien, por necesidades de acopio de material, una parte permanecerá reservada al mismo. Estamos buscando además fórmulas para acelerar las obras lo máximo posible durante el verano”, ha explicado Antonio Muñoz. “El proyecto va a buen ritmo”, ha apostillado.

“Estamos en permanente contacto con los vecinos, comerciantes y empresarios de la zona para trasladarles los avances y las previsiones y recoger sus inquietudes y darles una respuesta adecuada. Así, la Asociación de Vecinos y Amigos del Barrio de Santa Cruz está informada constantemente, puesto que es una obra larga y con sus dificultades, aunque también es un proyecto de ciudad que marcará un antes y un después en la fisonomía del entorno, que será más habitable y saludable y con una semipeatonalización para el disfrute de vecinos y visitantes y conforme se merece este entorno patrimonial de la ciudad”, ha comentado por su parte Cabrera.

No en vano, la reanudación de este proyecto tras el paréntesis inicial del estado de alarma decretado por el avance de la pandemia de la COVID-19, además de incidir en la estrategia municipal de reactivación de la economía y el empleo tras la crisis sanitaria, es clave en el modelo de ciudad más sostenible, habitable y saludable recogido en el Plan Sevilla Respira, que implicará limitaciones al tráfico privado en el Casco Antiguo y el barrio antiguo de Triana.

Estas obras, adjudicadas a la empresa Sando por un importe de 1.113.160 euros, conllevan el corte total al tráfico de la calle, desvíos alternativos y un plan especial de movilidad diseñado para garantizar el acceso de los residentes. La intervención proyectada en Mateos Gago plantea una reordenación y remodelación de la calle, marcada por la creación de una plataforma única que favorezca el tránsito peatonal y garantice la accesibilidad universal. De este modo, se ampliará el espacio de los acerados y se reducirá el destinado a la calzada y al aparcamiento de vehículos.

A lo largo de toda la vía se establece una calzada central de 3,1 metros de anchura, flanqueada a ambos lados por sendas peatonales de dos metros, a continuación de las cuales se desarrolla otra banda de 1,4 metros en la que se situarían los árboles y los veladores. Por último, entre la zona habilitada para veladores y las fachadas de los edificios queda una última franja de ancho variable y con carácter estrictamente peatonal.

La compañía adjudicataria, Sando, incorporará de acuerdo con su oferta en el pliego de condiciones una mejora del plazo de garantía (serán 24 meses adicionales), la dedicación al 100 por 100 de un responsable de coordinación para las obras, la dedicación al 20 por ciento de un técnico especialista en Arboricultura y la mejora del suministro de los pavimentos de granito.