El Ayuntamiento instala nuevas vallas de protección de parterres y papeleras en Puerta de Jerez, Patio de Banderas, Jardines de Cristina y Murillo o entorno de Plaza de España

El Ayuntamiento de Sevilla, a través de la Delegación de Transición Ecológica y Deportes, ha instalado nuevos elementos de mobiliario urbano para la mejora de espacios singulares, jardines históricos y parques de la ciudad con un presupuesto de 78.181 euros en dos líneas de actuación. La primera se ha centrado en la colocación de nuevos vallados para la protección de elementos vegetales en parterres que carecían de ellos hasta el momento. En Puerta de Jerez y en Jardines Murillo se ha seleccionado una valla de forja artística de 0,70 metros de altura conformada por barandal superior e inferior sobre mástiles rematados en esfera y entrepaños de barrotes verticales que alternan acabados lisos con torsionados en toda su longitud. Manteniendo la coherencia estética del entorno, se ha seleccionado el acero macizo como material de referencia con una imprimación a base de resinas pigmentadas con óxido de hierro rojo, cromado de zinc y fosfato de zinc, terminado en esmalte metálico tipo ferro. Su colocación se ha hecho coincidir con la plantación de especies de temporada en la zona y en la Fuente de Híspalis.

Un modelo diferente se ha seleccionado en la calle Joaquín Romero Murube, en el espacio anexo a la puerta de acceso del Patio de Banderas del Real Alcázar. Consiste en una valla artística similar a la existente en las proximidades con una altura de 0,35 metros, formada por barandal superior e inferior de pletina, mástiles verticales cuadrados y entrepaños de barrotes verticales. El material seleccionado sigue siendo acero macizo pintado con imprimación a base de resinas pigmentadas con óxido de hierro rojo, cromado de zinc y fosfato de zinc y terminado en esmalte metálico tipo ferro. Este modelo se utilizará también en un lateral de la Avenida Isabel La Católica en las proximidades de la Plaza de España.

La segunda línea de actuación se orienta a la instalación de un nuevo modelo de papeleras que incluye mecanismos específicos para el control de roedores en espacios singulares de la ciudad como es el caso de los Jardines de Cristina, Jardines de Murillo, Parque de María Luisa y Parque Amate, donde se evaluará su funcionamiento paralelamente a otros elementos de mobiliario urbano e iniciativas llevadas a cabo por el Servicio del Zoosanitario a modo de experiencia piloto.

Este nuevo modelo de papelera que se ha seleccionado entre otras alternativas por su coherencia con los diferentes entornos urbanos en los que se van a ubicar. Se encuentra compuesta por una cubeta circular de 50 litros de capacidad fabricada en chapa metálica perforada sobre soporte de acero antivandálico en forma de H con perfil oval. Sobre su superficie se han aplicado diferentes tratamientos contra la oxidación e imprimación que asemejan su aspecto a otros elementos del entorno urbano como las farolas. Estas papeleras permiten la colocación de bolsas específicas para la retirada de restos con comodidad de forma similar a la de otros modelos de la ciudad por el personal de Lipasam.

La verdadera novedad de este diseño encuentra bajo la cubeta donde se habilitan accesos para roedores a un dispositivo de control compuesto por dos cajas portacebos diseñadas para llamar su atención. Estos dispositivos quedan dentro del cuerpo de la papelera haciendo imposible su acceso a otros animales o a personal no autorizado.
El delegado de Transición Ecológica y Deportes del Ayuntamiento de Sevilla, David Guevara, ha destacado que esta iniciativa “ofrece una protección adicional de los elementos vegetales de zonas emblemáticas de la ciudad, que van a mejorar significativamente, y complementa otras actuaciones de los servicios municipales, concretamente de Parques y Jardines, que no han cesado su actividad durante el estado de alarma para propiciar las mejores condiciones en la progresiva vuelta a la normalidad”.