El Ayuntamiento finaliza las obras de reurbanización de la Avenida de Las Asociaciones de Vecinos del Distrito Norte

El Ayuntamiento de Sevilla, a través de la empresa metropolitana de aguas, Emasesa en coordinación con el Distrito Norte, ha finalizado las obras de renovación de redes y reurbanización en la Avenida de las Asociaciones de Vecinos, ubicada en la barriada de Los Arcos del Distrito Norte. Esta actuación ha contado con un presupuesto de 165.419  euros y ha incluido la implantación de una prueba piloto de sistema de drenaje urbano sostenible en parterres.

El delegado del Distrito Norte, Juan Antonio Barrionuevo, ha visitado recientemente esta zona para comprobar el resultado de estos trabajos junto a responsables de Emasesa y a representantes de entidades de vecinos de la barriada de Los Arcos. Durante su visita, el delegado ha destacado “los buenos resultados obtenidos tras esta intervención que, además de la necesaria renovación de las redes de saneamiento y abastecimiento, ha convertido una zona que hasta ahora era terriza en un espacio mucho más habitable para los vecinos y vecinas con nuevo pavimento y con un gran parterre en el que se han plantado distintas especies y en el que se ha implantado un sistema de drenaje urbano sostenible que va en consonancia con la apuesta que desde el gobierno municipal se está haciendo por una ciudad que lleva a cabo proyectos más sostenibles contribuyendo, así, desde lo local a la lucha contra el cambio climático”.

Respecto a la renovación de redes, Emasesa ha procedido en esta actuación a la sustitución de 25,5 metros de tubería de la red de saneamiento y 27,5 de la de abastecimiento, así como a la anulación de dos imbornales para establecer las dos entradas de las escorrentías de la calzada.

En cuanto al sistema de drenaje urbano sostenible, en esta intervención se han establecido y definido los pavimentos drenantes, los rellenos y materiales filtrantes y las plantas adecuadas que con menores exigencias de humedad se pueden adaptar mejor a la climatología de nuestra ciudad.

Este proyecto cuenta con un sistema de control y toma de datos que permitirá determinar el caudal y la calidad de las aguas, tanto a la entrada como a la salida de la zona de biorretención, el nivel que el agua de lluvia alcanza en su interior o el tiempo que transcurre desde que la lluvia entra en la zona de biorretención hasta que el sobrante sale en dirección al saneamiento. Se trata de un sistema que aporta una serie de datos que permitirán estudiar su comportamiento y la capacidad de infiltración en diferentes episodios de lluvias.

Los datos recabados en el tiempo en que se realice esta prueba piloto en este sistema urbano de drenaje sostenible servirán para posibles implantaciones en otras zonas de la ciudad.

En esta obra piloto se gestionan 1.679 m2 con una biorretención en calzada y acerado de 833 m2 y dos zonas de infiltración de 392 y 454 m2. Este sistema urbano de drenaje sostenible almacena un máximo de 34 m3. Además, reduce en su zona el caudal pico de llegada a la red de saneamiento en un 69% y en un 93 % las escorrentías a la red de saneamiento. Todo ello propicia el ahorro energético, ya que el agua no llega a bombeos ni a depuradoras

Durante el desarrollo de la obra, Emasesa ha mantenido la ubicación original del arbolado integrándolo en el nuevo entorno. Esta prueba piloto se replicará en otras zonas de la ciudad con el objetivo de desarrollar nuevos modelos de construcción más sostenibles y que propicien acciones directas contra la emergencia climática.

La puesta en marcha de este sistema en la Avenida de las Asociaciones de Vecinos sigue la estela de los trabajos realizados en la Avenida del Greco, una obra en la que  se inició el uso de fórmulas constructivas más sostenibles.

SISTEMAS URBANOS DE DRENAJE SOSTENIBLE

Los sistemas urbanos de drenaje sostenible tratan de dar respuesta al crecimiento de las ciudades, que provoca que cada vez haya más superficies impermeables y espacios que impiden el ciclo natural del agua cuando llueve. Esto ocasiona que los drenajes naturales no funcionen y se creen escorrentías de masas de agua que transportan contaminantes, además de provocar inundaciones por saturación de las redes de saneamiento.  La consecuencia de todo ello es que se desnaturalizan los suelos y se generan problemas de desertización.

Los sistemas urbanos de drenaje sostenible ofrecen una mejor gestión de la escorrentía urbana, la atiende en su punto de origen y no la traslada aguas abajo, reduciendo, así, la entrada en carga de las redes de saneamiento y su posterior desbordamiento en episodios de lluvias o la desertización.

Se trata de sistemas que mejoran la biodiversidad y dan más valor al agua en espacios verdes. Su puesta en marcha supone la transformación de zonas urbanas, así como un importante ahorro energético al reutilizar agua que no llega a máquinas de bombeos ni a depuradoras. En definitiva, se trata de una medida que genera más habitabilidad en las ciudades, ofrece mayor protección en inundaciones y sirve para recuperar espacios públicos degradados.