El Ayuntamiento aprueba las bases para el desarrollo de 1.000 viviendas privadas en alquiler asequible

El Ayuntamiento de Sevilla, a través de la empresa municipal de vivienda Emvisesa, en coordinación con la Delegación de Patrimonio y el área de Bienestar Social, Empleo y planes integrales de transformación social, ha aprobado en junta de gobierno las bases de la primera convocatoria municipal para el desarrollo en la ciudad de 1.000 viviendas en alquiler asequible por parte de promotores privados con el objetivo de que se ponga en marcha una inversión superior a los 100 millones de euros en el sector a partir del próximo mes de septiembre. Esta convocatoria, que se enmarca dentro del plan municipal de vivienda, tiene como objetivo favorecer el desarrollo de parcelas calificadas como VPO privadas y bloqueadas desde hace años con una fórmula intermedia entre la vivienda protegida y el alquiler a precios de mercado.

Para la puesta en marcha de este programa, con las bases aprobadas el pasado viernes en junta de gobierno, se abrirá una bolsa el próximo mes de septiembre para que las empresas promotoras y propietarios de suelos puedan reservar un cupo de viviendas en este nuevo régimen que ha sido consensuado durante los últimos meses a través de distintas sesiones de trabajo y para el que ya se cuenta con promotores interesados en desbloquear proyectos a través de esta fórmula.

“En los últimos años la vivienda en Sevilla ha experimentado una fase de crecimiento. Se han concedido más de 6.000 licencias de viviendas de renta libre y a través de distintas fórmulas hemos conseguido ampliar el parque público y adjudicar hasta 1.000 pisos. Contamos con una herramienta fundamental para estos años que es el plan municipal de vivienda y tras la crisis sanitaria que estamos sufriendo y sus consecuencias sociales y económicas vamos a relanzar este plan con el objetivo de contribuir a la reactivación del sector de la construcción y garantizar alternativas adecuadas a la población sevillana especialmente a los jóvenes”, explicó el alcalde de Sevilla, Juan Espadas, quien estuvo acompañado en la presentación del programa por la delegada de patrimonio, Carmen Fuentes, y el gerente de Emvisesa, Felipe Castro.

El programa de alquiler asequible establece un modelo de rentas por encima de los precios de una VPO pero por debajo de los precios de una vivienda en alquiler a precios de mercado. El importe del alquiler está fijado por el Ayuntamiento con base en una fórmula avalada por la normativa autonómica. Las rentas concretas dependerán de las dimensiones de cada vivienda fijadas en los proyectos . En una vivienda de 70 metros cuadrados, por ejemplo,  el alquiler oscilara entre los 457 y los 640 euros mensuales con la garantía de que no habrá cambios o variaciones, sólo el IPC durante el tiempo de vigencia del contrato.

Podrán acceder a estas viviendas unidades familiares con ingresos de hasta 4,5 y 5,5 veces el IPREM.  Esto se trata de un perfil económico superior a las convocatorias habituales de VPO (prácticamente el doble de ingresos).  El programa está diseñado para que las rentas de alquiler no superen en ningún casón el 25% de los ingresos de la unidad familiar. Así, en cada promoción habrá una mitad de viviendas en alquiler más asequible a las que podrán acceder sólo unidades familiares con ingresos hasta 4,5 veces el IPREM; y la otra mitad tendrá un precio algo más elevado y sólo podrán acceder unidades familiares con ingresos hasta 5,5 veces el IPREM. Se garantiza la estabilidad en los precios y en el uso de las viviendas. Los contratos son de un mínimo de 10 años prorrogables otros cinco. Un marco que beneficia al titular y al ciudadano arrendatario. Del mismo modo, se protege de la especulación puesto que se ha fijado un límite para la desprotección de la vivienda de 30 años.

El programa viene acompañado de una actualización del Índice de Precios del Alquiler (IPRA) puesto que uno de los objetivos es influir en los precios en los barrios que están muy por encima de la media en Sevilla. Para ello, se ha arbitrado el siguiente mecanismo. Las primeras 500 viviendas de alquiler asequible se podrán reservar sin importar la ubicación del solar. Pero en las segundas 500 Emvisesa priorizará aquellas propuestas   a desarrollar en barrios donde a través del IPRA se detecten mayores precios de alquiler. Cualquier propuesta de suelo calificado como VPO en esas zonas tendrá prioridad en su desarrollo.  El sistema permite además establecer bonificaciones a los promotores de suelo para desarrollar este programa puesto que se equipara en términos de bonificaciones fiscales a una VPO. De esta forma, podrán acceder a nueve años de bonificaciones en el IBI que arrancarán en el 100% y finalizarán en el 30%; y podrán tener además reducciones de entre el 50 y el 95% en el ICIO. Con este programa se pretende además desbloquear parcelas de suelos en desarrollo paralizadas ante la falta de promoción de VPO privadas en la ciudad. De esta forma, este programa puede beneficiar a proyectos urbanísticos como los previstos para suelos de Cruzcampo, Santa Justa, Naves de San Luis, Su Eminencia o Ronda de Tejares.

Junto a la aprobación de esta medida, el Ayuntamiento, a través de Emvisesa relanza tras la crisis sanitaria, dos líneas de actuación previstas en el Plan Municipal de Vivienda. Por un lado, y después de que en febrero pasado se firmó el acuerdo de financiación con el ICO se relanza la convocatoria de compra y alquiler de viviendas vacías para pisos sociales con un presupuesto total de 9 millones de euros. El objetivo es llegar en los próximos meses a 150 pisos más para el parque público a través de esta vía que se suman a los 127 que se han adquirido ya a través de esta fórmula en anteriores convocatoria. Por otro lado, se están acelerando todas las tramitaciones de nuevas promociones del plan municipal que prevé más de 1.000 VPO nuevas y se ha lanzado ya la primera de las licitaciones de obra en la parcela de Cisneo Alto.